¡Bienvenidos!
Bienvenidos a Southern Skies, un foro de temática post apocalíptica. Te invitamos a que revises libremente el foro y esperamos que la temática te agrade. Recuerda al registrarte, leer todos los links informativos que te dejamos a continuación. Cualquier duda o problema no dudes en contactarte con el staff que atentamente atenderemos tu mensaje. ¡Sé bienvenido!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
En linea
¿Quién está en línea?
En total hay 8 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 7 Invitados

Katrin A. Von Rothstein

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 61 el Dom Jul 16, 2017 4:22 pm.
administración
Алексей Иванов
Webmaster
Mp
Aleksey S. Ivanova
Administradora
Mp
Katrin Von Rothstein
Administradora
Mp
¿Tienes una duda? ¡No tengas miedo de preguntarnos! Eso sí, fijate bien en el puesto de cada miembro del staff para asegurarte de que esa es su área de trabajo.
Temas libres
image hostimage hostimage hostimage hostimage host
¿Sabías que..?
Aquí encontrarás curiosidades de los personajes. Todas las semanas se pondrán datos nuevos y se actualizan con los nuevos personajes del foro.
Créditos
Southern Skies es un proyecto original de Aleksey S. Ivanova y Katrin A. Von Rothstein. Todo el contenido reproducido en las secciones informativas del foro y su ambientación, son de su su autoria. Gracias al apoyo de sitios como The Captain Know Best, Savage Themes, SHINEE, asistencia foroactivo y personas como, Hardrock, Neeve, Oyuki y Pyrite Wolf, es que el diseño del foro ha logrado llegar a buen termino (¡muchas gracias por sus tutoriales, y el apoyo técnico que significan para los administradores de FA!). Imágenes encontradas en Google imagenes, Zerochan, Tumblr. Tema realizado por Yekaterina Petrova para Southern Skies, la reproducción de cualquier parte del mismo en otro sitio fuera de este foro, será considerado plagio, tomándose las medidas necesarias. Más importante aún que todo lo anterior, los créditos más significativos y destacables por parte de la administración, son aquellos usuarios que día a día dan vida al foro y han elegido compartir una parte de ellos (sus personajes) con nosotros. ¡Gracias!
HERMANOS
SunflowerAmour SucréNombre del foroNombre del foroNombre del foro
DIRECTORIOS
Proto rolBazinga RPGGuias para el rolVitrineNombre del foroNombre del foroNombre del foroNombre del foroNombre del foroNombre del foroNombre del foroNombre del foroNombre del foro
ELITE
REDES

Shiki Topsite!
SouthernSkies

— Historia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

— Historia

Mensaje por Алексей Иванов el Dom Jun 05, 2016 7:03 pm

SOUTHERN SKIES The beginning of the end ... for a new beginning.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]




Aquel apocalipsis del que tanto se hablaba, al que se temía e incluso del que muchos se mofaban; eventualmente sucedió. Sin embargo no fue un ser Todopoderoso quien envió a sus ayudantes divinos y destruyó todo aquello que nosotros conocíamos. Fuimos nosotros, los seres pensantes, los que gozaban de algo que ninguna otra especie tenía: conciencia y razón. Mismos que no sirvieron de nada en lo absoluto. No hubo explosiones, no hubo nadie que bajara del cielo, ni ángeles, ni demonios, no hubo un cielo o un infierno al cual ir, simplemente todo comenzó a desaparecer.

Los cielos claros se vieron sustituidos por mantos grisáceos que ocasionaron anomalías en la salud, en la vegetación y la vida de los animales. Los intensos rayos del sol secaron tierras, ríos y lagunas y el desbalance en el clima comenzó a afectar las actividades agrícolas a nivel mundial.

Todo comenzó a ser un caos cuando les recursos naturales empezaron escasear. La falta de producción de alimentos trajo consigo sequías, aumento en los índices de pobreza y hambruna en los países de tercer mundo. Fue una reacción en cadena que nadie fue capaz de detener. Las potencias mundiales, científicas que habían intentado prevenir tal catástrofe se dieron a la tarea de sugerir y encontrar soluciones. Pero muchos daban por perdido todo. Los líderes de cada nación junto a sus subordinados, agotaron inútilmente cada una de sus posibilidades. Pero parecía nada funcionar.

Eventualmente muchas cosas dejaron de existir. Mientras las cifras de mortalidad se empezaron a disparar. Algunas personas simplemente desaparecieron. Los primeros fueron los grandes empresarios luego de declararse en bancarrota. Algunos políticos también desaparecieron, científicos, médicos, ciudadanos que destacaban por sus contribuciones y diferentes habilidades físicas e intelectuales. Todo parecía llegar a un final irreversible. El descontrol de naciones sin dirigentes, de falta de recursos, de anomalías en el clima terminó arrasando con la vida de muchos inocentes.

Y el mundo como lo conocíamos pereció frente a nuestros ojos.

Ante la vista de quienes siempre tuvieron una alternativa bajo la manga. De los únicos que encontraron una solución y una vía de escape de un atroz y fatídico fin. Los mismos que con los recursos que lograron salvar, construyeron un sitio en donde podrían seguir existiendo. Un nuevo comienzo. Un nuevo lugar llamado:


Southern Skies


El proyecto que yo, Alekséi Ivanov presenté como opción, años atrás, frente a los líderes del Grupo G-8. Al principio ninguno parecía estar de acuerdo conmigo. ¿Cómo podrían estarlo? ¿Quién tomaría enserio a una idea tan descabellada propuesta por un joven de apenas 27 años? Parecía incluso ilógico que alguno de ellos me tomara enserio, aun cuando fuera el líder de la nación Rusa, uno de los países más poderosos. Y por eso tuve que defender mi idea. Mi padre me había abiertos los ojos, me había mostrado ese lugar con el que tanto estaba obsesionado. El que tanto había investigado por años. Una tierra escondida, lejos de toda la podredumbre por la que estaba pasando el “mundo” en ese entonces. Yo sólo quería hacer realidad el tan anhelado proyecto de mi progenitor. Salvar a todo aquel ser digno de pisar la tierra del lugar sagrado y mítico que en los libros antiguos de la mitología eslava tanto hablaban. Un sitio que nadie más que él, su equipo de científicos a su mando y por supuesto yo, conocíamos. Y la que decidí compartir con el único propósito de resguardar los únicos ‘tesoros’ que quedaban antes de que también desaparecieran.

No me tomó mucho tiempo para que el líder Estadounidense se interesara, me gané su confianza y pronto aceptó sin más sumarse al proyecto. Nuestra nación era rica en diferentes ámbitos, pero yo necesitaba el apoyo de los demás países poderosos, necesitaba recursos, necesitaba sus aportes y sobretodo, dinero. Entonces Alemania y Japón terminaron uniéndose. Les mostré el sitio que hasta ese momento se mantenía oculto de la sociedad, el lugar donde comenzaríamos de nuevo. Mi idea que un principio parecía absurda, fue tornándose lógica, real. Y apenas pasaron unos meses para que Canadá, Francia, Italia y Reino Unido terminaran aceptando el acuerdo. Las juntas para armar estrategias y planes de acción se dieron de manera inmediata, la investigación de las tierras, la reunión de personas calificadas para diversos trabajos y campos de estudio dieron inicio al proyecto: construir en cuatro islas ubicadas al suroeste del océano pacifico una nueva nación en donde sólo los humanos con habilidades destacables podrían habitar. Y entonces en el año 2509, el proyecto comenzó.

En los años venideros mientras se construían las islas, cada año se llevó a cabo un proceso para elegir a los habitantes que serían aptos para vivir en alguna de las tres islas y que, además, pudieran contribuir de alguna manera a la prosperidad del nuevo mundo. A ese procedimiento se le llamó La Selección.

Dicho proceso consistió en la investigación de cierto grupo de personas para comprobar que fuesen de utilidad y contribuyeran de alguna forma en el ‘nuevo mundo’. Todo aquel individuo con sumo conocimiento, alto intelecto y reconocidas habilidades podía ser seleccionado como futuro contribuyente, siempre y cuando sus aportes al G-8 fuesen importantes; descubrimientos científicos, curas médicas, investigaciones, estudio del ser humano, talentos artísticos y atléticos... todo lo que pudiese garantizar un futuro brillante sin conflictos. Por supuesto fue difícil escoger entre tantos miles de millones de habitantes, muchos llegaban a matar con tal de ser elegidos. Otros no tenían que hacer demasiado esfuerzo porque dadas sus capacidades ya tenían su pase asegurado, como mi familia, y las familias de los otros 7 líderes.

No obstante, no toda La Selección fue aplicada a futuros contribuyentes. Ante el caos y el descontrol por un lugar en las islas, acepté aplicar este proceso a estudiantes con futuros prometedores y a algunas cuantas personas comunes para obtener mano de obra.

Durante una temporada todas las escuelas aplicaron un complejo examen general para jóvenes de alto rendimiento; los afortunados en aprobarlo ganaban un pase directo junto con sus familias a Buyán o Perun. Ésto dependiendo el número de contribuyentes ya aceptado y las vacantes disponibles, así como también el área donde el joven en cuestión hubiese destacado más.

Mientras que para los ciudadanos comunes, dígase aquellos con pequeños oficios o sin oportunidad para sobresalir en alguna materia, La Selección tomó otra forma. En la capital de cada país afiliado al G-8, las familias entraron en una especie de sorteo para obtener un lugar en la isla de Veles, con la condición de laborar con actividades económicas básicas y contribuir a la subsistencia de las otras islas. Sólo se otorgaron 200 lugares por nación, y sólo 200 familias por nación corrieron con la suerte obtener un boleto a la salvación.

Fueron años difíciles, pero, 10 años más tarde Southern Skies ya se levantaba frente a mis ojos. Al fin estaba frente a mí ese legendario lugar del que sólo unos cuantos eran dignos de entrar. El lugar próspero que resguardaría la vida humana superviviente.


El paraíso que estaba hecho únicamente para los seres perfectos.


Mismo que seguiría creciendo gracias al constante trabajo en equipo que persistía entre el grupo G-8 y las aportaciones significativas de cada contribuyente y demás habitantes "útiles". Después de todo, era el sitio, el patrimonio que, nuestra futura descendencia heredaría. Todo dependía si eran merecedores o no. Y aunque si no eran mis propios hijos quienes estén a cargo. Yo mismo seguiría dirigiendo ésta nación, que con esfuerzo, ayuda y sacrificios ha salido adelante.

Sin importar a qué tipo de amenazas deban enfrentarse, incluso si debieran implementarse medidas extremas, aquí, y bajo mi mando la escoria debe ser eliminada, aun si se tratara de algún subordinado de confianza, un contribuyente, un grupo rebelde, e incluso mi propio hijo.




Ya los años consecuentes traerían consigo nuevas historias que contar.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Алексей Иванов
avatar
Mensajes :
218

Headmaster

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.